Fases de la luna y vientos para rituales

 

Fases de la luna y vientos para rituales

Las fases lunares…
Nunca olvide que las fases de la luna resultan fundamentales para realizar cualquier tipo de magia. En cualquier periódico encontrará lo que necesita saber sobre cuándo se producen los cambios; consúltelo antes de poner en práctica cualquiera de las fórmulas:
LUNA CRECIENTE: con sus vibraciones, ayuda a unir parejas, a fortalecer lazos amorosos, a despertar el interés de la persona amada, a recuperar objetos perdidos, a aumentar las ganancias materiales y a recuperar la salud. Es muy beneficiosa en todos sus aspectos.
LUNA LLENA: si bien muchos magos afirman que puede ayudar a encontrar nuevos amores, la creencia más generalizada es que no conviene realizar ningún ritual durante esta fase. De todas formas, si lo que desea es aumentar su magnetismo personal y su influencia, ésta quizás sea la luna apropiada para trabajar en su propia persona. También se recomienda para confeccionar los talismanes, tanto propios como ajenos, aunque nunca deberá entregarlos durante esta fase a la persona a la que vayan destinados.
LUNA MENGUANTE: Deberá prestar atención a esta fase luna si lo que desea es alejar, por ejemplo, a un amante, incluir en ciertos acontecimientos que deberían estar lejos de sus vibraciones o bien para que alguien cambio respecto a usted.
LUNA NUEVA: en algunos rituales se aconseja muy especialmente esta Luna para que los efectos se prolonguen durante más tiempo. Cuando se produzca esta fase, concéntrese en especial en sus rituales.
ECLIPSES: nunca realice ningún ritual si hay un eclipse total o parcial, ya sea de Luna o de Sol. Las energías pueden cruzarse o regresar a usted.
Tenga en cuenta que en algunas recetas, se indica especialmente cuál debe ser la lunación en que debe trabajar. En estos casos, respétela.

2) Los días apropiados…
Descubrirá que, del mismo modo que existen lunaciones específicas para lograr unos u otro objetivo, también deberá ajustarse en ciertos casos a días determinados para practicar sus rituales. Cuando no se indique, tendrá que considerar las siguientes pautas…
LUNES: para atraer relaciones en general y especialmente para despertar la amistad y el amor. También es un día óptimo para cambiar su suerte respecto al dinero.
MARTES: “Limpieza” y “purificación” de los hogares, lugar de trabajo, prendas personales, etc… Además suele ser el mejor día para alejar personas o amantes, entre otras cosas.
MIERCOLES: ideal para fortalecer uniones de todo tipo, ya sean afectivas o comerciales. También para mejorar la salud y la armonía entre las personas.
JUEVES: utilice este día para elaborar sus talismanes, para encender velas para “limpiezas” y para practicar rituales relacionados con la prosperidad y el bienestar material.
VIERNES: especial para conseguir trabajo, alejar vibraciones negativas de su entorno y potenciar el amor y el magnetismo personal.
SABADO: Es el día indicado para influir en las conquistas amorosas y hacer que se desbloqueen los asuntos que estaban estancados.
DOMINGO: para distanciar o alejar malas vibraciones de cualquier índole. Es el mejor día para conectar con su Yo superior.

3) Horarios especiales…
Es fundamental respetarlos según se indique en las recetas. Podrá observar que cuando se muestra una fórmula para atraer el amor, o la pasión, se sugiere siempre realizar el ritual por la mañana, al amanecer, o antes de las diez. Esto, como es lógico, tiene un sentido, ya que magos de todas las épocas han comprobado que esas son las horas en que la energía fluye mejor y sin dispersarse. No olvide que durante el día la energía del Sol potencia la actividad de todos los seres vivos, favoreciendo la confluencia de energías y vibraciones. Durante la noche, por el contrario, la Luna hace que las fuerzas sean más perceptivas, como “si se metieran hacia dentro”. Siempre que queramos descubrir algo, ya se trate de una infidelidad, una secreto o algo relacionado con la pérdida de algún objeto, el ritual se deberá realizar siempre por la noche. Cuando se dice “entre las 23:00 y las 24:00 horas” para realizar un trabajo determinado, no crea que cinco minutos más o menos no son importantes. Piense que a cada hora –y hasta a cada segundo- las vibraciones cósmicas cambian a pasos agigantados, de manera que varían de este modo tanto los resultados como la fuerza potencial. Tampoco deberá extrañarle que, aunque la noche sea el momento de mayor receptividad, en algunas recetas muy concretas está indicada para realizar rituales de otra índole. Esto se debe a que algunas sustancias, al combinarse con otras, requieren ciertos horarios específicos. Obviamente resultaría muy problemático explica los motivos.

4) La influencia de los vientos…
¿Creía que solo la Luna, los días y las horas eran los únicos factores que deben tenerse en cuenta? Obviamente, no. Los vientos, como cualquier fenómeno natural, inciden de un modo muy especial en cada ritual. Los brujos de Tierra de Fuego, en Argentina, nunca practican ningún ritual cuando el viento sopla de norte, y, si aun así deben hacerlo, pronuncian un conjuro, al mismo tiempo que arrojan contra él nueve conchas de mar. También se dice que las brujas de Escocia para levantar viento –si es que lo necesitaban para algún hechizo- acostumbran a mojar un trapo, y mientras lo golpeaban tres veces sobre una piedra, pronunciaban el siguiente conjuro: “Golpeo este trapo sobre esta piedra para levantar el viento, que no cesará hasta que yo quiera”. (Como se ha explicado con respecto a los días, el caso de no especificarse en la receta en cuestión, siga las siguientes instrucciones)
- Viento proveniente del sur: constituye en sí mismo una fuerza muy favorable para cualquier tipo de ritual. Es muy importante aceptar su influencia en aquellos rituales en los que el hechizo está destinado al amor, la pasión, o a recuperar a la persona amada.
- Viento proveniente del norte: es muy apto para alejar las energías negativas que nos alteran, ya sea para un trabajo personal o respecto a otras personas.
- Viento proveniente del este: Es fundamental tenerlo en cuenta cuando se quiere favorecer la comunicación, la telepatía o las nuevas uniones.
- Viento proveniente del oeste: todos los magos lo consideran el viento de la limpieza en todos los niveles: mental, físico y espiritual.

5) Las velas: sus colores y el lenguaje de su llama…
Nunca utilice velas que midan menos de 20 cm, ya que éste es el tamaño mínimo para que puedan actuar sus vibraciones.
Jamás recurra a las velas dos veces; SIEMPRE debe dejar que se consuman. Al comprarlas, decántese por las que sean completamente lisas, si ningún tipo de decoración o forma. El poder que desprenden según sus colores es el siguiente:
Velas rosas: Para atraer el amor pasional.
Velas verdes: Para lograr poder sobre las situaciones y atraer el dinero.
Velas blancas: Para lograr matrimonios, uniones comerciales y de pareja; protección y limpiezas.
Velas amarillas: Para atraer riquezas de todo tipo, ya sean de orden material o espiritual.
Velas moradas: para acelerar operaciones comerciales, atraer nuevas oportunidades y mejorar las ganancias que se perciben a través del trabajo.
Velas azules: Óptimas para mejorar en todos los niveles y en especial en lo relacionado con la salud y el dinero.
Velas negras: para lograr separaciones, distanciamientos o alejar a personas que nos han hecho daño.
(Es fundamental que siempre las encienda con cerillas, en lo posible de madera)
Otra de las cosas que deberá considerar a la hora de trabajar con las velas es el tipo de llama que desprenden, ya que ésta será la señal que le indicará cómo van los temas en los que está trabajando.
Llama débil que se apaga con frecuencia: situación de abandono.
Llama excesivamente baja: abatimiento, cansancio.
Llama nítida que aumenta: aceptación del “trabajo”.
Llama que desprende humo oscuro: situación de agresión.
Llama baja y oscilante: ambivalencia, duda, motivos secretos que habrá que descubrir.
Llama nítida: amistad, amor, cariño.
Llama que chisporrotea y desprende humo oscuro: situación de angustia, falta de energía vital.
Llama muy brillante que aumenta de tamaño: factores de crecimiento que, o bien ya está en sus inicios o bien están a punto de aparecer.
Llama que chisporrotea y desprende bolitas de grasa: situación de avaricia y de segundas intenciones poco claras.
Llama que prende bien, duplica su tamaño y es más brillante en el extremo: matrimonio próximo.
Llama nítida que en ningún momento disminuye de tamaño: Situación de fácil conservación.
Llama débil que poco a poco reduce su tamaño: disminución de las energías de quien recibe el “trabajo”, dilución de situaciones.
Llama que chisporrotea y se mueve en forma de espiral: Desconfiar de la situación en la que se está “trabajando”
Llama que se apaga con facilidad: engaño
Llama débil y oscilante: indecisión.
Llama a la que le cuesta encenderse: infertilidad.
Llama que arde excesivamente baja: penas, energías destructivas.
Por último, le aconsejamos que antes de poner en práctica cualquiera de estas recetas, las “bautice” con agua bendita –derramándola sobre ellas antes de encenderlas- con el fin de prepararlas para una mejor vibración. (Tenga en cuenta que, en algunas recetas, esto se especifica muy especialmente, aun después de que se hayan consumido)

Rituales destacados

mensaje diario